Otro Blog del Grupo Noticias en Tweets »» Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter Síguenos en Instagram Suscríbete a NT Youtube Suscríbete Gratis Síguenos en Google +

martes, 25 de octubre de 2016

A todo cochino… Por Carolina Jaimes Branger


Carolina Jaimes Branger / La Verdad

Fulano, zutano y mengano militaban en el partido de gobierno. Participaron en las intrigas y manejos oscuros para perpetuar al régimen en el poder. Interpretaron leyes. Inventaron delitos. Colaboraron -con la reinterpretación del término “custodia protectora”- que el poder de policía se hiciera independiente de los controles judiciales. En la terminología que usaban “custodia de protección” significaba la detención, sin revisión judicial, de adversarios reales y potenciales del régimen. Los prisioneros detenidos bajo “custodia protectora” no eran confinados dentro de prisiones normales. Fulano está enterrado junto a su esposa, pero su nombre no aparece en la tumba. Fue una decisión familiar la de borrar el nombre del hombre cuyas acciones avergüenzan a todos. Había estado en el ejército, donde alcanzó el rango de teniente. Vivió en Rusia donde simpatizó con los bolcheviques. Cuando regresó encontró con que su hermano estaba en contra del régimen que acababa de instalarse en el poder, régimen con el que él simpatizaba. Se dedicó a llamar la atención con propuestas radicales que interesaran a los miembros de la cúpula. Fulano más tarde se hizo juez y como tal hizo todo lo posible por ganar el favor del líder. Apresó jóvenes por razones tan nimias como que repartían panfletos en contra de la violencia. “Criminales precoces juveniles”, los llamaba. A muchos los mandó a matar sin que le temblara el pulso. El odio era su motor. Más que la codicia. Deseaba el poder y finalmente logró que lo nombraran juez en la Corte del Pueblo. CLIC AQUI para seguir leyendo...


Recibe nuestras actualizaciones por E-Mail. SUSCRÍBETE GRATIS AQUI


No hay comentarios.: